Sepsis, qué es y cómo reconocerla

En los últimos días ha salido en las noticias el caso de una chica de 34 años, Silvia Idalia Serrano, que gozaba de muy buena salud y que tras una triple operación de cirugía estética ha terminado en coma con un shock séptico.

El shock o choque séptico es la etapa más grave de la sepsis (o septicemia), que es la respuesta extrema del cuerpo a una infección, potencialmente mortal cuando la respuesta del cuerpo lesiona sus propios tejidos y órganos.

Ante una sepsis, hay que actuar rápido. Todo retraso en su tratamiento empeora el pronóstico.

Llama la atención que Silvia presentara síntomas tras la intervención que podían ser indicadores de una sepsis, y que requerirían atención médica inmediata, pero los médicos que la vieron no le dieron importancia.

Y eso que entre las posibles causas de una sepsis se indica ¡Cirugía o intervención quirúrgica reciente!

A continuación el proceso de lo que ocurrió según familiares de Silvia, desde la intervención el 29 de abril en el Hospital VOT de Madrid, un centro privado donde opera la clínica CEME de Madrid, hasta que ingresa en el hospital La Paz, donde llega prácticamente muerta, con un choque séptico muy extendido. Silvia está ahora en coma inducido.

  • Al día siguiente de la intervención, se le da el alta médica “a pesar de que se queja de fuertes dolores y de haber pasado una muy mala noche”.
  • Durante los seis días siguientes, Silvia se comunica en múltiples ocasiones con la clínica y les relata que tiene fuertes dolores, fiebre, mareos, vómitos, desmayos.  El doctor Arévalo, su cirujano, apunta que “todo entra dentro de la normalidad” en un proceso de recuperación tras una intervención importante como la practicada.
  • Desde que recibe el alta, Silvia y su pareja visitan en dos ocasiones el Hospital Pío XII, el centro donde CEME gestiona las urgencias postoperatorias. Allí, aseguran a la paciente que no hay motivo para preocuparse, que lo que tiene que hacer es comer.
  • En la tercera visita a este hospital, llega casi muerta con un shock séptico, y es trasladada hasta el hospital La Paz.

Ante estos hechos, los familiares de Silvia indican una posible negligencia y un mal seguimiento postoperatorio.

¿Cuáles serían los signos y síntomas de una sepsis?

Según el artículo «Diferencia entre la sepsis y el shock séptico», los primeros signos y síntomas de la sepsis se caracterizan por:

  • Fiebre alta con escalofríos y rigores.
  • Taquicardia (ritmo cardíaco acelerado)
  • Taquipnea (respiración rápida)
  • Hipotensión (caída significativa en la presión arterial)
  • Desmayos o mareos
  • Confusión y desorientación.
  • Náuseas, vómitos y diarrea.
  • Habla confusa
  • Falta de aliento severa
  • Reducción de la producción de orina.
  • Piel fría y húmeda.
  • Pérdida de consciencia

Es desafortunado lo que le ha pasado a esta chica, y mucho más desafortunado que éste no sea un caso aislado, sino que ocurre mucho más frecuentemente de lo que pensamos.

En el artículo «¿Qué es el shock séptico?», se indica que,

En lo que respecta a la etiología del shock séptico, los bacilos gramnegativos adquiridos en el hospital y los cocos grampositivos son los patógenos más comunes, mientras que Candida y los hongos rara vez pueden identificarse en ciertos individuos con inmunosupresión severa.

También es importante buscar cualquier signo de infección profunda o superficial (tracto gastrointestinal, urinario o biliar), especialmente en pacientes que se hayan sometido recientemente a una cirugía.

Si toda cirugía entraña un riesgo, y las condiciones de un hospital pueden aumentar ese riesgo, creo que es necesario que dejemos de ser «paciente» ante ciertas situaciones, que sabemos que no encajan pero esperamos si el médico dice que no pasa nada, que hay que esperar.

Hace unos años escribí el artículo «Septicemia: reconocerla y actuar a tiempo puede salvar una vida», donde indicaba que,

En los países más desarrollados, la sepsis aumenta en una proporción anual de entre 8-13%, y cada año la sufren en España 50.000 personas, de las que fallecen 17.000 enfermos, una cifra muy superior a los fallecidos por infarto de miocardio o accidente de tráfico…

El tratamiento convencional utiliza antibióticos y medicamentos para detener la fuga de los vasos sanguíneos; sin embargo, un descubrimiento reciente del Dr. Paul Marik encuentra que el uso de vitamina C, tiamina y esteroides, administrados por vía intravenosa, mejoran significativamente los resultados positivos, incluyendo la reducción de insuficiencia renal…

El aumento de la resistencia a los antibióticos es una amenaza importante para la salud pública a nivel mundial y la causa principal de esta epidemia provocada por el hombre es el uso indebido de antibióticos. Su exposición al uso excesivo de antibióticos no solo se debe a las consultas médicas, sino también a la producción de alimentos.

Aunque la confianza en el médico, o en el cirujano ante una intervención quirúrgica, es de suma importancia, también lo es confiar en qué nos dice nuestro cuerpo, confiar en nuestra intuición.  Al fin y al cabo, es nuestra vida, es nuestra salud lo que está en juego, y es demasiado importante para dejarla 100% en otras manos y opiniones.

,

No comments yet.

Deja una respuesta

tres × 2 =

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin