Harina blanca refinada, 4º Veneno Blanco

Harina blanca refinada

¿Qué efectos tiene la harina blanca refinada en nuestra salud?

Como vimos con el azúcar, en el proceso de refinamiento para dejarla blanca se pierden practicamente todos sus nutrientes, aportando básicamente hidratos de carbono de combustión rápida, tiene un alto índice glucémico provocando picos de glucosa en la sangre con todo lo que ello conlleva.

Básicamente aporta «calorias vacias», te llena pero no te nutre, pero como te aporta ese «subidón» de energía rápidamente actúa más como una droga que como un alimento, es difícil el desenganche.

Metabolizar este producto implica mayor producción de insulina, con lo que conlleva mayor riesgo de diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, niveles de colesterol y triglicéridos más altos, … el llamado síndrome metabólico.

El artículo «¿Por qué todas las harinas refinadas son malas para la salud?»  señala que,

Debemos saber sobre las harinas (del tipo que sean) que al ser metabolizadas por el organismo, se convierten en azúcar y esto es bueno cuándo son harinas de alto valor en nutrientes y azúcares, pero las harinas refinadas (harinas blancas) pueden llegar a modificar el transporte de nutrientes y generar lesiones a nivel celular (según asegura G. Matus, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México). Con esto podemos deducir a ciencia cierta que a nivel nutricional, todas las harinas refinadas son malas.

Reacción del cuerpo ante la ingesta de harinas refinadas
Cuándo se ingieren harinas refinadas, el organismo reacciona ante una invasión de azúcar rápida en la sangre, haciendo que el páncreas libere insulina y otra de las reacciones es que se deja de generar glucagón (hormona que actúa en el metabolismo del glucógeno), también llamada “la hormona del ayuno”, porque es la hormona que se encarga de que no se sienta hambre.

De inmediato, se realiza la glucólisis (glicólisis) que es la vía metabólica que se encarga de la oxidación de la glucosa para obtener energía para las diferentes funciones del cuerpo, pero en este caso, al producirse en exceso y tan rápida liberación al cuerpo, este no consigue quemarlo y lo acumula en forma de grasa…

Harinas refinadas y las personas hipoglucémicas

Las personas hipoglucémicas son aquellas que en cuánto les baja el “pico de glucosa” procedente de la ingesta de harinas refinadas, deben ir corriendo a comprar algún pastel a fin de calmar su ansiedad, o su depresión, haciendo que se cierre un círculo vicioso pernicioso ya que son personas que deben ingerir harina para contrarrestar los daños producidos por ingerir harinas constantemente…  Con el consumo de harinas refinadas se alteran funciones importantísimas en el cuerpo, tanto a nivel metabólico, como hormonal y cerebral y los hidratos de carbono que provienen de harinas refinadas pueden llegar a causar dependencia, ya que actúan de manera similar a las drogas en los quimiorreceptores y ese es precisamente el motivo por el que algunas personas no pueden vivir sin comer sus galletas, pan o pastas todos los días

sindrome-metabolico

Hay que tener en cuenta que esta harina blanca refinada es harina de trigo, y el trigo actual no tiene nada que ver con el trigo de hace años, las proteinas de este trigo han cambiado, se dice que contiene 14 nuevas proteinas que nunca antes se habían tomado.  Por eso se están dando tantas intolerancias al trigo actual.

En el artículo, «El trigo, ese `veneno cotidiano´ que arruina nuestra salud», el cardiólogo norteamericano William Davis expone cómo la salud de sus pacientes mejoró drásticamente una vez que suprimieron el trigo y sus derivados de su dieta.

El 70% de los pacientes experimentaron unos beneficios que ni yo mismo me imaginaba, más allá de una considerable pérdida de peso. En tan solo tres meses sus niveles de azúcar en sangre se redujeron notablemente, incluyendo muchos casos de diabéticos o prediabéticos que dejaron de serlo. Asimismo resultó que aliviaron otras de sus dolencias, como la artritis, la soriasis, la sinusitis crónica o la irritación intestinal”, asegura el cardiólogo.

…asegura que todas las personas con problemas cardíacos a las que trata “han dejado de sufrir ataques”, después de eliminar el trigo de sus dietas, limitar el consumo de carbohidratos, aumentar la ingesta de vitamina D y compaginar con suplementos de yodo.

Dr. William Davis

El Dr. Davis cuenta su propia historia, de cómo tras suprimir el trigo de su dieta se normalizaron sus niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en sangre, bajó de peso y su presión arterial se normalizó;… y sin tomar fármaco alguno.  Así que habla por propia experiencia.

Asegura el Dr. Davis que la mayor parte del trigo que se consume actualmente es transgénico,

Para el cardiólogo, el valor nutricional de los cereales siempre estuvo sobredimensionado, pero fue a raíz de los avances genéticos iniciados en la década de los 60 cuando “se convirtieron en perjudiciales para la salud”… ahora contienen una nueva proteína llamada gliadina que actúa como un opiáceo.

Y si te queda alguna duda sobre si seguir comiendo pan blanco, el artículo «Cinco razones para dejar de comer pan blanco» te las despeja:

  1. Demasiado mezclado, el trigo moderno es demasiado híbrido. Contiene una elevada cantidad de glutamina, una proteína que tiende a irritar las paredes intestinales, y muchos menos minerales y vitaminas que hace cientos de años.
  2. Demasiado pobre en fibra, vitaminas y minerales, se le ha retirado el germen y el salvado, así que básicamente es almidón
  3. Demasiado salado. Contiene de media 19 gramos de sal por kilo de pan, y aunque no se le añada sal, ya contiene de 0,2 a 2,2 g de cloruro de sodio por kilo.
  4. Demasiado dulce.  El índice 100 de glucemia (el máximo) corresponde a la glucosa pura y… ¡al pan blanco! Esto quiere decir que ¡consumir pan blanco es peor que comer terrones de azúcar!
  5. Demasiado gluten. El trigo moderno contiene más gluten, y éste hace que el pan parezca más apetitoso, está más esponjoso.  Muchas personas no toleran esta alta cantidad de gluten, provocándoles cansancio, dolores abdominales, diarrea, reflujo gastroesofágico, problemas articulares, eccemas e incluso trastornos neurológicos.

Y a continuación José Alfonso Hernando nos cuenta cómo era el trigo y el pan cuando él era pequeño y eso que ahora llaman pan. ¡Qué tiempos aquellos!

Tuya es la elección.

, ,

2 Responses to Harina blanca refinada, 4º Veneno Blanco

  1. Ana Rios 21/10/2016 at 07:48 #

    Buenos días Antonia , sorprendente cómo lo de los anteriores , personalmente los he reducido en mi dieta , a pesar de que no tenía conocimiento de su » toxicidad», pensé que a mí me venían mejor los integrales, desaparecieron los molestos síntomas matutinos.
    Gracias por tan preciada información.

  2. Mª Antonia Crevillén 21/10/2016 at 09:17 #

    Gracias Ana, es increíble cómo algo «tan normal» nos puede afectar y ni siquiera somos conscientes, en la mayoría de los casos, de que pueda ser la causa. Un abrazo

Deja un comentario

10 − seis =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin