¿Cómo nos relacionamos con el Dolor?

dolorLa relación que tenemos con el dolor en occidente no suele ser buena.  Tratamos de evitarlo a toda costa, generalmente con todo tipo analgésicos, calmantes, drogas, que eviten sentir este dolor, bien a nivel físico o emocional.

Resulta interesante que el dolor y el placer compartan vias nerviosas, caminos neurológicos.  El dolor tiene además un componente cultural.  Por ejemplo, mientras que en occidente el parto se vive con dolor, en otras culturas esto no es así.

Hay terapias que trabajan con el dolor, por ejemplo la Técnica refleja Su Jok, que se basa en la localización de puntos y zonas reflejas en manos y pies donde el dolor en esas zonas es la antena que nos indica que estamos en el lugar adecuado.  Al tiempo que el dolor cede en estos puntos y zonas reflejas, el dolor también cede en la zona corporal alterada.

El artículo “Remedio para el dolor en 2 minutos”, de Lorena S., nos propone acercarnos al dolor sin la típica resistencia inicial.  El dolor es parte de la vida, el convertirlo en sufrimiento es nuestra elección.

“Remedio para el dolor en 2 minutos

El problema no son nuestras peores emociones, el miedo, la ansiedad, la tristeza, la rabia, la ira, incluso el odio, el rechazo. El problema es que no queremos sentirlas, la evasión.

Nos pasamos gran parte de la vida resistiendo y luchando con nuestro dolor y esto es a menudo la causa de más sufrimiento. No nos han enseñado a sentirlo, no estamos acostumbrados a sentirnos y llevamos así mucho tiempo, desde muy pequeñitos.

¿Qué hacemos cuando estamos con alguien que está compartiendo con nosotros un momento de dolor, y comienza a llorar?  ¡Nos sentimos incómodos!, de todas las maneras queremos que deje de hacerlo, le secamos las lágrimas, cambiamos el tema para que la persona “se evada”, le damos una palmadita en el hombro con un “Ale, ale, ya pasó”, pero no le sostenemos en su dolor, no nos adentramos ahí, intentamos de todos los modos que deje de sentir eso que está sintiendo en ese momento… pero eso que está sintiendo, se queda dentro. Energéticamente, esto genera un bloqueo.

Casi todos tenemos alguna parte en nuestro cuerpo más débil, un órgano más sensible, alguna tendencia a cierta enfermedad o a ciertos síntomas bien por predisposión genética, por haber sufrido algún trauma previo, etc.. Esas debilidades son consecuencia de una debilidad energética previa en ese órgano, tejido o zona concreta.

Cuando nuestras emociones se están reprimiendo se generan cargas, que tienden a acumularse en las zonas más debilitadas energéticamente, empeorando aun más los síntomas, ya que esa carga aumenta la restricción de energía que ya de por si ese lugar está teniendo. El trasfondo es bastante más complicado y hay más factores, pero en esencia, esto es lo que ocurre, y como nos negamos a sentir el dolor, nos lo llevamos puesto: fibromialgias, dorsalgias, contracturas, nódulos, quistes… son cristalizaciones energéticas, las hay de todo tipo.

Casi 100 millones de adultos estadounidenses sufren dolor crónico según un artículo publicado en The Journal of Pain (La misión de este organismo es mejorar la atención de los pacientes con dolor al proporcionar un foro para investigadores clínicos, científicos y otros profesionales de la salud donde se publican investigaciones y últimos recursos para paliar el dolor).

Hay técnicas que nos pueden ayudar.

A continuación os voy a explicar una práctica muy sencilla, que puede realizarse en 2 minutos.

Con ella, comenzamos a probar un enfoque radicalmente diferente, y hay evidencias de que produce una mejoría en los síntomas, nos hace más presentes, enfocados y capaces de prestar atención a lo que de verdad importa.

Es una técnica de “atención plena”, también conocida como Mindfulness, meditación Vipassana… qué importa el nombre, lo importante es la esencia.

Hay numerosas publicaciones clínicas que confirman esto, y sus beneficios:

–  Efectividad de la atención plena meditación (Vipassana) en el tratamiento del dolor lumbar crónico.
–  Efectos inmediatos de mejoría tras una breve práctica de atención plena sobre el cuerpo, en pacientes con dolor crónico.
–  Eficacia de Mindfulness en el tratamiento del dolor crónico y la comorbilidad psicológica: Un meta-análisis.
–  Alivio del dolor relacionado con la meditación de atención plena: La evidencia en los mecanismos cerebrales de regulación del dolor.
–  Desórdenes de somatización y práctica de atención plena.

Estos son sólo algunos, pero hay cientos.

Dejémonos de teoría, y vayamos a la práctica:

1) Sentado o tumbado, cierra los ojos y haz un par de respiraciones profundas.

2) Comienza visualizando una situación desagradable que hayas experimentado recientemente. Un problema laboral, una discusión de pareja, amigos, familiares. Lo que sea que te haya estado preocupando últimamente. No es necesario que sea algo muy profundo o traumático.

3) Toma conciencia de cómo se siente eso en tu cuerpo. Cómo empiezas a sentirte mientras visualizas. Con todos los detalles. Si se siente como nerviosismo, como un nudo en el estómago, una punzada en algún lugar del cuerpo, el corazón se acelera, tal vez sientes un ligero dolor de cabeza. Suave, tranquilo, toda la atención está en tu cuerpo ahora. Siente todo eso. No tienes que pensar en nada, sólo sentirlo. Respira tranquilo.

4) Una vez hayas sintonizado con las sensaciones, permítelas. Ten la actitud de “permitir” que se sientan. Simplemente, déjate sentirlas. Deja que salgan, que se manifiesten. No pienses, no controles, sólo siente. Tanto si es algo físico o emocional. Siente. Habitualmente aparecerán y se disolverán a medida que las dejes “entrar”…se irán. Cuanto más las resistas, más persistirán.

5) Percibe esta oportunidad que te estás dando, de sentirte.

Cuando lo sientas, abre los ojos, y sigue con lo que estabas haciendo, pero no te olvides de volver a ti, tantas veces como lo necesites. Esta es una puerta hacia tu libertad.

Reconocer el dolor como un aviso a parar y sentir-nos permite relacionarnos con nosotros mismos de una manera más sana.

Fuente: El Blog Alternativo

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2Email this to someonePin on Pinterest0Share on StumbleUpon0

10 Responses to ¿Cómo nos relacionamos con el Dolor?

  1. ana maria 07/01/2015 at 14:33 #

    .necesito ejercicios pjra nene de 15 meses. Con hipotonia axial. Gqacias! Excekentes articu5os

    • Mª Antonia Crevillen 07/01/2015 at 21:14 #

      Hola Ana María, no te puedo sugerir ejercicios pero si estas páginas web donde quizás si te pueden ayudar –
      – Estimulación Temprana y Desarrollo Infantil – estimulacionydesarrollo.blogspot.com.es/

      – “LAZTANA”, Asociación para el Desarrollo y Estimulación Infantil –
      http://www.asociacionlaztana.org/

      Gracias, y un saludo

  2. Lorena S. 07/01/2015 at 16:10 #

    Muchas gracias por compartir-me.
    Un fuerte abrazo,

    Lorena S.
    http://www.energizate.net

    • Mª Antonia Crevillen 07/01/2015 at 21:09 #

      Gracias a ti Lorena por tu excelente artículo, ha sido un placer compartir-te.
      Un abrazo

  3. Marisa Aranda 07/01/2015 at 19:00 #

    GRACIAS, ME COMPROMETO A PONERLO EN PRÁCTICA, DESEO ESTAR SALUDABLE.

  4. Mª Antonia Crevillen 07/01/2015 at 21:16 #

    Maravilloso deseo y compromiso. Te deseo lo mejor. Gracias Marisa, un saludo.

  5. Inma Nicolau Ferrer 14/01/2015 at 02:52 #

    Voy a intentarlo, pero mi pregunta es, si ademas de haber pasado por todo lo que anteriormente se ha citado, tanto psíco como físicamente, en mi vida, y tener un problema últimamente que me esta perturbando más de medio año, por haber sido engañada en lo mas profundo de mis sentimientos y en consecuencia, complicado mis dolores de fibromialgia, estereoesclerosis, 5 cervicales torcidas por un accidente, dos lumbares, sacro y crocxis, con protusiones y pisandome los nervios ciaticos y otros que no conozco, que me provocan, dormidas las extremidades, incluido la falta de tacto, tanto en manos como en pies. Estar 5 años con opiáceos, antiinflamatorios, antidepresivos, relajantes musculares, todo esto junto y al máximo de dosificacion, oxicotin por nombrar uno superadictivo dos dosis de 80gr diarios, cimbalta dos diarios, diacepan una de 5, y otra de 10, garbapentina 300 tres al dia, excitalofarm una al dia, deprelio una al dia, omeoprazol una, oxiconorm cuatro al dia en dias especiales de mucho dolor de añadido. CREEN QUE SE PODRIA ANULAR TODOS ESTOS VENENOS CON TERAPIAS ALTERNATIVAS Y TAN SIMPLEMENTE, QUE CON EL CEREBRO. Por mi parte haría todo lo que hiciera falta, incluso creo que lo necesito, ya. Me esta dañando no solo psiquicamente, sino psicologicamente. GRACIAS.

  6. Mª Antonia Crevillén 14/01/2015 at 12:25 #

    Hola Inma, parece que junto a los venenos químicos también están los venenos emocionales. Una buena destoxificación a todos los niveles parece aconsejable.
    Por una parte, puedes comenzar cuidando extremadamente la alimentación, sólo alimentos frescos y si es posible ecológicos mejor; meditación, qi gong, taichi o alguna actividad suave que relaje y te ayude a una buena respiración; evitar campos electromagnéticos, y quizás la biodescodificación, ayuda psicológica, te ayuden en la sanación a nivel emocional. El Ho’oponopono y el tapping son dos técnicas muy sencillas que también te pueden ayudar. Y tener en cuenta que el perdón, la gratitud y el amor tienen un inmenso poder, y sentir que no somos víctimas sino creadoras activas de nuestra vida también nos ayuda. Le deseo lo mejor y que pueda encontrar caminos hacia su sanación. Un abrazo

  7. María Luisa Fernández. 29/01/2015 at 14:27 #

    Gracias por los excelentes artículos que publican,nos da la posibilidad de mantenernos informados y poder elegir lo que conviene para nuestra salud física y emocional.
    Besos.

  8. Mª Antonia Crevillén 29/01/2015 at 21:06 #

    De nada Mª Luísa, es un placer compartir la información, un abrazo

Agradecería que dejaras tu comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin