Concienciación sobre el efecto del Ruido

Ruido - ForgesHoy, último miércoles del mes de abril, se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido. 

«El propósito es promover el cuidado del ambiente acústico, la conservación de la audición y la concienciación sobre las molestias y daños que generan los ruidos.
»

En teoría casi todos sabemos a estas alturas que el ruido perjudica, pero todavía falta conciencia del daño a nivel físico, emocional y mental que el ruido puede tener en las personas, e incluso en animales y si me apuras en las plantas.

Muchos piensan que no es para tanto, aquí en España somos muy ruidosos, de hecho somos, se dice, el primer país de Europa y el segundo del mundo más ruidoso.   ¡Qué honor!

Y como el nivel sonoro medioambiental es alto, las personas se acostumbran a hablar alto.  Los extranjeros suelen destacar que los españoles gritamos mucho.

Hace pocas semanas salía en las noticias el caso de un chico dueño de un bar en Granada condenado a seis años de prisión por hacer demasiado ruido. Le condenan por un delito contra el medio ambiente y dos delitos de lesiones.  La denuncia la puso una familia que vive encima del bar.  Se van oyendo cada vez más historias como ésta.

¿Quién ha decidido que para divertirse cuanto más ruido y decibelios mejor?

Artículo, «Atarfe se moviliza contra la condena por ruidos al dueño de un bar».

Ante el ruido el cuerpo se protege y una de estas protecciones es cortar la escucha. Como dicen, no hay peor sordo que el que no quiere oir.  Y cortar la escucha implica el deterioro de capacidades como el aprendizaje de idiomas, la música, el canto, etc.

Y además el ruido “vampiriza” la energía del cerebro, notamos que nuestra capacidad de concentración, memoria, creatividad, disminuyen extraordinariamente.

Artículo, “El 60 por ciento de los colegios españoles sufre contaminación acústica”

“La Organización Mundial de la Salud advierte de que los niños expuestos a ruidos excesivos sufren problemas de atención, memoria, resolución de problemas y dificultad para aprender a leer.
Aunque la OMS considera que 35 decibelios es el sonido ambiente adecuado para permitir unas buenas condiciones de enseñanza y aprendizaje en las clases, la mayoría de los centros superan con creces esos niveles.
Por poner algunos ejemplos, con niños sacando piezas de construcción de una caja el ruido de fondo se sitúa en el entorno de los 103 decibelios y el timbre que indica el tiempo de recreo puede originar un nivel de ruido de 115.”

En el artículo «A más ruido del tráfico, mayor mortalidad por enfermedades respiratorias», se señala que,

«Por cada decibelio que incrementa el ruido, aumenta un 6,2% la mortalidad relacionada con enfermedades respiratorias en mayores de 65 años con alguna patología (respiratoria o cardiovascular) de base»… 
Existe un mecanismo biológico que podría explicar esta asociación. Al parecer, en los ambientes ruidosos podrían elevarse los niveles de una hormona (cortisol) que se libera en situaciones de estrés. «La relación entre el estrés y el ruido está asociada» y, además, «estos niveles también tienen que ver con un sistema inmunológico menos efectivo», agrega el experto (Julio Diaz, Doctor en Física).»

La asociación sin ánimo de lucro Juristas Contra el Ruido está compuesta por abogados expertos en contaminación acústica.  Uno de sus miembros fundadores, Joaquín José Herrera del Rey, fue entrevistado en The Ecologist, «La Contaminación Acústica es, básicamente, un problema urbano», donde declaraba lo siguiente,

«El ruido no sólo afecta a las personas, los pájaros no anidan y no escuchan sus cantos amorosos y no procrean, las vacas y los conejos que viven cerca de campos de entrenamiento de tiro se mueren por el estrés del ruido y los perros ladran al escuchar el ruido, lo que motiva una espiral de más ruido.»

No podemos aceptar que el ruido es inevitable en nuestra sociedad.  El ruido es un grave problema medioambiental y social, nos afecta a todos, nos enferma y va deteriorando nuestra calidad de vida.

El evitar o reducir los ruidos es una acción tanto individual como colectiva.  Por ejemplo, tan responsable es el dueño de un establecimiento con un alto nivel de ruido como el cliente que sigue visitando ese lugar.

«La lucha contra el ruido precisa, por tanto, de la concienciación y colaboración ciudadanas, así como de una implicación decidida y eficaz de las administraciones competentes, con una legislación y normativas adecuadas.»

No comments yet.

Deja un comentario

dos × 4 =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin