¿Quieres Sanar? Sana tu Alma

Ghislaine Lanctôt En la Medicina Tradicional China se dice que cuando el «Shen» de una persona – su espíritu, su psique – está en equilibrio ninguna energía puede dañar el organismo.

El equilibrio, la armonía en una persona lleva a la salud, el desequilibrio a la enfermedad.

¿Hay armonía en nuestras vidas, en nuestras sociedades, en nuestros sistemas de salud?

La Dra. Ghislaine Lanctôt es médico y autora del famoso libro La Mafia Médica, publicado en 1994, y que tuvo serias consecuencias para ella, desde ser expulsada del colegio de médicos de Canada hasta amenazas directas.

Sus 25 años ejerciendo la medicina, en Canada y Estados Unidos, la llevaron a darse cuenta de que los sistemas de salud en las sociedades llamadas modernas se basan y se mantienen gracias a la enfermedad en lugar de ser gracias a la salud.

Así afirma Ghislaine Lanctôt,

«Primero el alma se enferma y le sigue el cuerpo “

He leído una interesante entrevista que le hicieron hace unos dos años y me ha parecido que sigue tan vigente su crítica, tan acertados sus comentarios, que me gustaría destacar aquí algunas de sus palabras para contrarrestar de alguna manera el continuo lavado de cerebro al que nos tiene sometido la propaganda oficial.  Además puedes acceder a su libro La Mafia Médica.

A continuación algunos extractos de la entrevista a Ghislaine Lanctôt, «Es el estado del alma lo que determina la salud»

Pregunta: Su visión actual de la salud es completamente distinta a cuando era médico ¿En qué momento y por qué dio usted un giro radical a su carrera?

Respuesta: A lo largo de los años empecé a ver cosas que no me parecían sensatas, que no tenían lógica, como por ejemplo, seguir dando medicamentos aunque no funcionaran, aunque no se curara la persona. Yo no entendía, por ejemplo, como en un cáncer se aplicaba la quimioterapia si lo que hace es enfermar aún más a la persona que acaba por morirse de todos modos.

Cuando aparecieron las medicinas suaves pensé que eso era interesante, y yo he ido a encontrarme con personas que practicaban la medicina alternativa y entonces me di cuenta de que lo que hacían era muy interesante, incluso mejor que lo que hacíamos nosotros en la medicina convencional. Esas personas me acogieron, me mostraron lo que hacían, cómo actuaban. Y yo pensé: ¿por qué no nos han enseñado esto a los demás médicos? ¿Cómo puede ser que no lo enseñen en la facultad y que además a estas personas las tachen de charlatanes y de estafadores?

Yo me encontré con ellos y vi que eso no era cierto, no eran charlatanes. Así fue como me empecé a plantear cosas.

Cuando acabé la carrera de Medicina yo estaba convencida de que hacia el año 2000 ya no habría más enfermedad en el mundo, tenía una confianza ciega en la medicina que me habían enseñado. Sin embargo, veía que el tiempo pasaba y que la salud de las personas iba empeorando. Me percaté también de que medicamentos que no funcionan se siguen recetando, y que se practicaba una guerra en contra de las medicinas alternativas. Además, yo era flebóloga y había abierto centros de flebología en distintos lugares del país, lo que me llevó a experimentar de cerca el negocio de la medicina tradicional. Y ahí sí que entendí muchas cosas.

P: ¿Qué papel juegan para usted las medicinas alternativas?

R: Las medicinas alternativas producen un bienestar más interesante que el que proporciona la medicina convencional. La medicina convencional corta, quema y envenena. Corta con las operaciones, envenena con la “quimio” y con los rayos. Las medicinas suaves pueden poner orden de forma temporal en el cuerpo, pero como el problema está en el alma, antes o después habrá que afrontar el problema del alma.

Es el alma quien enferma a los demás cuerpos. Por ejemplo: mi trabajo ya no me conviene, tengo náuseas por la mañana cuando pienso que tengo que ir a trabajar, entonces empieza a dolerme la espalda, las rodillas, la tripa… Puedo ir a ver a alguien que practique la medicina suave, va a ayudar a mi cuerpo, puedo tener tratamientos de técnicas energéticas que ayuden a mi cuerpo emocional y mental; pero hasta que no solucione lo que pasa con mi trabajo voy a seguir enfermando porque mi alma me dice «sal de aquí». Es interesante, porque el alma entrega un mensaje cada vez más fuerte y cuando no lo entiendes “te lanza un ladrillo a la cabeza”: un accidente de coche, un divorcio, alguien que muere en la familia, una enfermedad, perder el trabajo… Algo fuerte para que tú reacciones.

P: Desde su punto de vista como «médica del alma» ¿cree que hay alguna solución a este tipo de enfermedades?

R: Nunca es demasiado tarde, la sanación puede ocurrir en cualquier momento.

P: Cada vez hay más casos de cáncer cuyos enfermos reciben quimioterapia. ¿No cree que en algunos casos la quimioterapia cura?

R: La quimioterapia es veneno. Normalmente no hace bien a nadie. Hay que saber que hay siempre un conflicto, cualquier enfermedad es psicosomática. Siempre hay un conflicto a raíz de una enfermedad, pero si yo identifico el conflicto y lo soluciono, la enfermedad se va. Así entendí que la medicina esta totalmente controlada por el dinero. Entonces, lo que nosotros hacíamos como médicos era enfermar más a las personas para así generar ganancias para la industria.

Entonces, ¿qué es la salud? En la facultad sólo me enseñaron lo que es la enfermedad. Entonces, ¿qué es gozar de buena salud?

Yo llegué a la conclusión de que el cuerpo sólo manifiesta el estado del alma. Y cuando mi cuerpo está enfermo es porque mi alma está enferma. Entonces el cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro. Para ver mi alma, miro mi cuerpo y veo lo que hay en mi alma. Entonces no sirve de nada tratar sólo el cuerpo. Hay que mirar el alma, ¿qué es lo que no funciona en el alma, cuál es la enfermedad del alma? Es la guerra. Porque mi alma me dice internamente que haga algo y mi ego me dice que haga lo contrario. Entonces hay una guerra interna. La enfermedad es siempre la manifestación de un conflicto dentro de mí.

P: Usted demostró ser muy valiente cuando escribió el libro “La mafia médica”, que le costó la expulsión del colegio de médicos, supongo que vivió un conflicto importante. ¿Cómo se decidió a dar el paso?

R: Yo sabía que publicando ese libro se acababa para mí la carrera de medicina. Yo me acuerdo de ese momento y me dije: «Si no escribo este libro, me muero». Quizás no hubiera muerto rápidamente, pero sí a nivel del alma.

Si te apetece leer y descargar el libro La Mafia Médica pincha en la imagen:

libro La Mafia Médica

Ghislaine Lanctôt cuenta también cómo las autoridades planean las «pandemias», como sucedió con la gripe aviar hace unos años, y por supuesto comenta el tema de las vacunas,

«…las vacunas no se tocan, son sagradas, puedes hablar de cualquier cosa: la industria, los medicamentos… pero cuidado con las vacunas. Porque las vacunas otorgan importantes ganancias a la industria, pero a las personas les puedes transmitir cualquier cosa. La vacuna es un medio para producir genocidios con un blanco específico.»

Y a propósito de ambos temas, se ha publicado hace unos días el siguiente artículo: «¿Qué tienen en común los casos del zika, el ébola, la gripe A o la gripe aviar?»

La solución que Ghislaine Lanctôt propone es la soberanía individual, que cada persona sea consciente de que el poder reside en ellos.

Verdaderamente, una entrevista y un libro que merece la pena leer.

Nuestra salud, nuestra vida, es nuestra responsabilidad, y depende de cada uno asumirla totalmente o quedar a merced de lo que otros piensan, creen, maquinan, manipulan…

¡De buenas voluntades están las tumbas llenas!

, ,

2 Responses to ¿Quieres Sanar? Sana tu Alma

  1. margarita lopez lopez 11/02/2016 at 15:21 #

    Totalmente de acuerdo! Gracias por estos artículos.

Deja un comentario

cuatro × 2 =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin