Ondas cerebrales y estados de conciencia

Ondas-cerebrales¿Qué relación hay entre las ondas cerebrales y determinados estados de conciencia?

¿Qué aparece antes, el estado de conciencia que lleva a unas frecuencias determinadas; o las frecuencias cerebrales que llevan a determinados estados de conciencia?

Hace un tiempo leí que los niños al tener un predominio de ciertas ondas cerebrales, las lentas, creen literalmente lo que se les dice, no entienden de dobles sentidos; así que si siempre hay que cuidar lo que decimos, con los niños muchísimo más.

El artículo «Las frecuencias cerebrales y los estados de conciencia que las caracterizan» ofrece una síntesis de las cuatro ondas cerebrales principales: beta, alfa, theta y delta; y sus correspondientes estados de conciencia, con el fin de ofrecer una herramienta de auto-observación y auto-conocimiento.

Y auto-conocimiento y gran control mental presenta el filósofo humanista Ken Wilber controlando a voluntad el paso de una onda cerebral a otra a través de diferentes técnicas de meditación.

La actividad cerebral se puede medir mediante un electroencefalograma (EEG) que presenta la comunicación neuronal a través de ondas.  Al número de ondas que se registran en un segundo se le llama frecuencia, y esta frecuencia se mide por ciclos por segundos or herzios (Hz).

Las cuatro ondas cerebrales principales son: beta, alfa, theta y delta.

El artículo «Las frecuencias cerebrales y los estados de conciencia que las caracterizan» propone familiarizarte con ellas, poder detectar en qué frecuencia te encuentras en determinados momentos y poder llegar a controlarlas.

El autoconocimiento podría ser la más lúcida herramienta existencial a nuestra disposición. El famoso adagio de Sócrates, “Conócete a ti mismo”, bien podría sintetizar la respuesta a cualquier pregunta posible que surja a lo largo de nuestras vidas. Es por eso que entre más familiarizado estás contigo mismo y con lo que sucede en tu interior dentro de los incontables planos que te conforman, probablemente estarás más cerca de alcanzar tu fin ‘máximo’ –generalmente asociado a la felicidad, la plenitud, o la paz interior. Y en este sentido, si aún no lo has hecho, tal vez sea buen momento de encontrarte con las frecuencias que oscilan en tu cerebro.

Beta (12-30Hz)

Es la frecuencia más común en el cerebro de un adulto promedio mientras está despierto. Manifiesta un estado de alerta, de sensorialidad aguda, y revela procesos mentales asociados al razonamiento. Si bien el estado beta es indispensable para funcionar cotidianamente, lo cierto es que cuando los niveles se mantienen en la región más alta del espectro, entonces producen estrés, ansiedad.

Alpha (7.5-12Hz)

Las frecuencias alpha florecen dentro de estados de relajación profunda, incluidos ciertos momentos en los que ‘soñamos despiertos’ y ciertos parajes mentales a los que accedemos a través de la meditación. Este estado facilita procesos como la imaginación, la concentración, el aprendizaje y la visualización. Además, aquí se gestan condiciones ideales para reprogramar nuestra mente, por ejemplo, sanando ciertos miedos o experiencias dolorosas, o preparándonos para una misión complicada. Aparentemente el estado alpha es la frontera entre el concsiente y el subconsciente.

Theta (4-7.5Hz)

Se refiere a ese estado en el que tu mente se encuentra entre el sueño profundo y la atención despierta –también conocido como duermevela. Se puede alcanzar por medio de prácticas de meditación profunda o en ocasiones se accede a él inesperadamente, justo antes de caer dormidos pero cuando ya notamos que nuestra mente se rige por otros ritmos y otras leyes. También caracteriza los momentos de sueño ligero, incluido cuando estamos en la etapa REM, y se considera un estado propicio para experimentar sensaciones místicas, imágenes mentales de notable riqueza y para desarrollar la intuición.

Delta (0.5-4Hz)

Cuando nuestro cerebro se sintoniza con estas frecuencias, quiere decir que nos encontramos sumergidos en las profundidades del inconsciente –allá a donde ni siquiera los sueños llegan. Al parecer también puede accederse a este estado por medio de prácticas avanzadas de meditación en las que el estado de alerta y la conciencia del entorno se diluyen para dejar paso a un estado de omnipresencia o, mejor dicho, unidad absoluta. Se le relaciona a la regeneración de la energía vital, por lo cual se considera como el estado ideal para sanar y recuperar funciones perdidas o entorpecidas.

El artículo «Ondas cerebrales» ofrece más información de cada tipo de onda cerebral, incluídas las ondas gamma.

En el mercado hay diferentes tipos de productos que a través de estímulos sonoros o visuales declaran inducir un determinado estado que conlleva una determinada onda cerebral.  La forma clásica de control mental ha sido la meditación.

El siguiente vídeo muestra el estudio que Ken Wilber, escritor y filósofo estadounidense, está realizando.  Va controlando su estado mental a través de diferentes técnicas de meditación y observando cómo las ondas cerebrales van cambiando.

Se puede seguir el proceso que Wilber va explicando en inglés en el vídeo en el artículo «Las ondas cerebrales de Ken Wilber«.

No comments yet.

Deja un comentario

3 × cinco =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin