Los 12 tipos de Hepatitis

Hoy 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis.

En España se ha hablado mucho en el último año sobre la financiación o no del nuevo y carísimo tratamiento para la Hepatitis C. El pasado mes de junio se publicó que el gobierno y las comunidades autónomas habían llegado al acuerdo de universalizar este tratamiento.

Este tratamiento parece que es bastante efectivo, aunque en algunos enfermos han surgido efectos secundarios graves.

Los medicamentos que eliminan en más de un 95% de casos el virus de la hepatitis C tienen una secuela inesperada: aumentan el riesgo de reaparición del cáncer de hígado en personas curadas y que posteriormente toman la medicación para erradicar el virus, que seguramente estuvo en el origen de su cáncer previo.

La piratería de la empresa que comercializa este tratamiento es el típico ejemplo de cómo hacer un gran negocio de la enfermedad.  ¿No tiene la OMS nada que decir sobre esto?

La Hepatitis C es sólo un tipo de Hepatitis.  Según la OMS los principales tipos de virus de Hepatitis son cinco: A, B, C, D y E.

Esta semana, nuestro colaborador habitual, el naturópata y homeópata José Angel Vestalder, nos cuenta que en realidad existen 12 tipos de Hepatitis, y que diferentes trastornos y afecciones, que aparentemente no tienen relación con el hígado, tienen como causa una Hepatitis, y esto suele pasar inadvertido en el diagnóstico y tratamiento.

Aquí va el artículo de José Angel Vestalder:

HEPATITIS

Hoy hablaremos de una enfermedad muy poco diagnosticada, que es la Hepatitis.

La Hepatitis es una inflamación del hígado que transcurre de forma aguda o crónica, y que está acompañada de muchas y posibles enfermedades poco imaginadas y con síntomas múltiples.

Si bien es cierto que existe un conocimiento sobre ella, no es menos cierto que se habla principalmente de sólo unos tipos de Hepatitis, la A, B y C.

El primer aspecto a considerar es el test clínico, que se efectúa pocas veces y en el que incluso las Hepatitis citadas apenas se encuentran, pues los virus implicados han desarrollado mecanismos de mutación mucho más avanzados que las técnicas clínicas de diagnóstico.

El segundo problema, aún más importante, es que tenemos 12 tipos de Hepatitis y no sólo las antes mencionadas.

Las Hepatitis pueden ser producidas por parásitos, gusanos, protozoos, bacterias con o sin membrana (micoplasmas), hongos y sus esporas, esporas bacterianas, viroides, virus y/o la combinación de éstos.

Las fuentes de transmisión son variadas: alimentos, aguas contaminadas, sangre, partículas aéreas microscópicas, animales, etc.

A continuación detallamos las distintas Hepatitis, sus causantes y los síntomas y alteraciones más usuales que originan:

Hepatitis A – Bacteria Pasteurella

Puede desencadenar ictericia, debilidad general e incluso cansancio crónico, somnolencia, falta de apetito, dolor muscular, desgana sexual y laboral, intolerancias alimentarias.

Hepatitis B – Virus de la Hepatitis B, virus especifico

Fatiga crónica, colesterol alto, policromías faciales, gota falsa, y con otros virus Sarcoma de Kaposi.

Hepatitis C

Esta forma de Hepatitis puede ser viral, tóxica y ambas a la vez. Es decir, si hay virus, ataca al hígado con mayor o menor toxicidad; si no hay virus, puede haber otras infiltraciones infecciosas o tóxicos medioambientales que dañan al órgano. Es una de las más conocidas y peligrosas,

Las consecuencias son: hígado graso, intoxicación, niveles altos de colesterol y triglicéridos, fiebre, gastritis, fatiga, ictericia, falta de apetito, dolor articular y muscular, dolor de brazos, piernas, rodillas, codos, cuello, etc.

Hepatitis D – Bacteria Chlamydia Trachomatis

Infección urogenital, de la orina, linfogranulomas venéreos, esterilidad femenina, dolor testicular, vaginitis, factores de coagulación sanguínea alterados.

Hepatitis E.- Bacteria Klebsiella Pneumoniae

Gastritis, Neumonía en personas debilitadas, posibilidad de Espondilitis anquilosante.

Hepatitis F – Bacteria Borrelia

Transmitida habitualmente por las garrapatas, si bien puede ser infectada por otros insectos o ácaros.

Diarrea crónica, Borreliosis o enfermedad de Lyme, celulitis, trastornos digestivos y estomacales, trastorno del píloro, displasia hepática, síndrome de fatiga crónica, fibromialgias, esclerosis, elefantiasis, megacolon, insuficiencia renal ligera hasta avanzada.

Hepatitis G – Bacteria Vibrio Colera

Diarrea, deshidratación, gastritis, trastornos digestivos, colitis falsa.

Hepatitis H – Bacteria Clostridium Botulinum

Afecta al sistema nervioso y digestivo, en procesos cancerígenos genera metástasis, problemas intestinales severos, llegando incluso a cólicos, dolor muscular, gases, diplopía.

Hepatitis I – Bacteria Brucella Melitensis

Anemia y luego leucemia, fiebre de Malta o Brucelosis, problema pulmonar, obesidad, somnolencia, problemas en la sangre o hemáticos, alteración del bazo.

Hepatitis J – Enterobius vermicularis, parasito-gusano

Irritabilidad extrema, insomnio, prurito anal, gastro-hepatosis, intolerancia a la lactosa, apendicitis, dismenorrea, abre la puerta  a otros parásitos intestinales.

Hepatitis K – Bacteria Staphylococcus Aureus (coagulasa)

Problemas graves en aparato digestivo y sistema nervioso central.

Hepatitis M – Bacteria Escherichia coli

Infección en la orina.

Terapias ante la Hepatitis

Lo primero que hay que dilucidar es el tipo de Hepatitis.

Con nosodes homeopáticos a la potencia decimal 5 (D5), se puede tratar la infección correspondiente.

Despues podemos aplicar Haptenos, que son sustancias del microbio correspondiente en forma homeopática, con la capacidad de absorber toxinas del mismo microorganismo de que están hechas. Un Hapteno es un nosode con principios contrarios a la toxicidad del microorganismo que los genera.

Otra opción es la aplicación de los Números de Grabovoi; la mejor forma es con el vaso de agua.  Puedes leer el artículo “Los Códigos Curativos de Grabovoi”

La Radiónica de Etascan nos permite eliminar estos microorganismos por envío de frecuencias especificas a la infección de Hepatitis.  Lo mismo podemos hacer con el Radiador Orgónico y Generador de Frecuencias (Fa.Medea).   Puedes leer más sobre este aparato en Máquina Radiónica con generador de Orgón integrado

Es común que no se considere la Hepatitis como causa de enfermedades crónicas, ya que los síntomas son muy variados y difusos.

Por ejemplo, tuve el caso de una mujer de 32 años que sufría de dolores insoportables en todas las articulaciones y músculos.

Su diagnóstico era Artritis Reumatoide. Seguía un tratamiento alopatico con Voltaren.

Le realicé un Test con el Par Biomagnético y apareció la Hepatitis C.

La terapia que apliqué fue la siguiente:

  • 4 Sesiones con el par biomagnético Higado-Higado.
  • Nosode Hepatitis C y Hapteno Hepatitis. La toma es diaria durante 1 mes.

Los dolores articulares desaparecieron y el virus-toxina de la Hepatitis C ya no era testable.

En todos los casos de Hepatitis el órgano fundamentalmente atacado y sufriente es el hígado, pero los efectos derivados son muy polivalentes, o dicho de otra forma, se puede transmitir u originar infinidad de síntomas y enfermedades secundarias.

P.S.: Aquí puedes leer el artículo “Fármacos para la hepatitis C pueden reactivar un cáncer de hígado previo”

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Email this to someonePin on Pinterest0Share on StumbleUpon0

, ,

No comments yet.

Agradecería que dejaras tu comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin