La salud de nuestros Huesos

Salud de los huesosMantener la salud de nuestros huesos es algo que debe comenzar en la infancia y seguir a lo largo de nuestra vida.

Con la edad los huesos pueden debilitarse al disminuir la masa ósea.  En el caso de las mujeres, la llegada de la menopausia puede acelerar este proceso, al igual que otros factores, si no se hace nada para contrarrestarlo.

Se considera al calcio el mineral estrella para mantener la salud ósea, y a la leche el principal proveedor de ese calcio.

Sin embargo se cuestiona la necesidad de tomar leche, sobre todo la leche actual, y los tratamientos de suplementos de calcio. Hay estudios que señalan los efectos negativos de estos tratamientos y que indican cuáles serían los mejores suplementos, la mejor dieta y el mejor estido de vida para tener unos huesos sanos.

El artículo «Processed milk is BAD for your bones – we’ve all been ‘white-washed» («La leche procesada es MALA para tus huesos – a todos nos han lavado el cerebro»), señala que el mito de la efectividad del calcio y la leche para evitar la osteoporosis se cae cuando se ve que la naciones que más calcio consumen: Estados Unidos, Canada y los países escandinavos, tienen las peores tasas de osteoporosis, y como dice el nutricionista David Wolfe, esto se debe a que nuestra teoría de mineralización y nuestra teoría de nutrición son incorrectas.

«Ningún animal sobre la tierra bebe leche pasada la infancia o de otro animal, excepto los humanos.  ¡Que no te lave el cerebro la industria láctea!

Y el artículo «La pediatría industrial o cómo se promocionan ciertos alimentos y fármacos en la infancia», muestra la industria láctea en acción.  Como el consumo de lácteos ha bajado mucho en las familias hay que lanzar campañas para volver a reforzar la creencia de que los lácteos son imprescindibles, y los pediatras son muy importantes en esta labor.

Salud HuesosEl artículo «Osteoporosis: ¿Quiere evitar el riesgo de romperse como si fuera de cristal?» señala lo siguiente,

La idea de que el calcio que consumimos se fija en los huesos es uno de los mitos más arraigados y peligrosos que existen en el campo de la salud.

En realidad, el calcio alimenticio no tiene ningún motivo para querer penetrar en los huesos…  Lo que hace, y muy a menudo, es mucho más sencillo: entra en la sangre y se deposita en las arterias. Allí se une al colesterol, a las plaquetas sanguíneas y a otros compuestos para formar una placa cada vez más rígida y gruesa a la que llamamos “ateroma” o “placa de ateroma”.

Cuando esta placa se expande, las arterias se vuelven (casi) tan rígidas como la caliza y usted parecerá, ojo al dato, ¡un arrecife de coral andante!

El cardiólogo le dirá que tiene aterioesclerosis y que puede morir de un infarto o de un ictus o accidente cerebrovascular en cualquier momento (lo que será cierto).

(…) Según un estudio aparecido en 2010 en la gran revista médica British Medical Journal, las personas que estuvieran tomando un suplemento alimenticio de calcio tendrían un riesgo mayor de sufrir un ataque al corazón.

Y lo que es peor, durante ese tiempo los huesos estarían perdiendo más y más calcio, lo que los debilitan (osteopenia), volviéndolos después porosos (osteoporosis). Al menor golpe, corren el riesgo de romperse como un vaso de cristal en la zona de la muñeca o el cuello del fémur.

En el artículo se sugiere, tras describir estudios realizados, tomar a la vez calcio, vitamina D y vitamina K2, sin olvidar que para que la vitamina K2 funcione bien requiere un nivel adecuado de magnesio, silicio, ácido graso omega-3, vitamina C y elementos esenciales (zinc, cobre y oligoelementos) que forman parte de la composición química de los huesos.

Sin embargo hay que recordar que si una buena alimentación es indispensable, el ejercicio físico es fundamental, y la edad suele llevar al sedentarismo.

El artículo «Physical activity is tied to strong bones» (La actividad física está unida a huesos fuertes)  señala que una buena salud ósea en la madurez comienza cuando se es joven, durante la infancia y adolescencia que es cuando se alcanza el máximo de crecimiento de nuestro esqueleto.

 «La actividad física de niño conduce a huesos fuertes en la juventud»

Investigadores han encontrado que una vida físicamente activa en la niñez y juventud es uno de los principales factores que puede prevenir una futura osteoporosis, así que hay que prestar atención a la construcción de huesos fuertes y sanos durante esos primeros años.

Y el estudio señala que la mayoría de niños y adolescentes actuales no son lo suficientemente activos para aprovechar estos años de formación ósea.

Lo aconsejable es que los niños jueguen libremente, corran, salten, se suban a los árboles, monten en bicicleta; no que tengan una jornada planificada de deportes.

¿Y qué pasa cuando ya eres mayor y no has hecho demasiado ejercicio de joven?  ¿Es ya demasiado tarde?

Pues parece que no, nunca es tarde, la actividad física va a ayudar a mantener la salud de nuestros huesos, además de seguir una dieta adecuada.

El artículo «Cómo el ejercicio ayuda a fortalecer sus huesos y evitar la osteoporosis, de forma segura y natural» señala que,

Muchas personas tienen la impresión errónea de que la combinación de medicamentos prescritos con una mega dosis de suplementos de calcio es la respuesta para tener huesos fuertes y sanos. Pero los medicamentos bisfosfonatos como Fosamax, Actonel o Bovina están relacionados con efectos secundarios graves- incluyendo un aumento en el riesgo de fractura de huesos.

Una estrategia importante para mantener huesos sanos es comer el tipo correcto de alimentos. Una alimentación a base de alimentos procesados producirá problemas bioquímicos y metabólicos en el cuerpo que reducirá la densidad ósea, por lo que evitar el consumo de alimentos procesados definitivamente es el primer paso en la dirección correcta.

Ciertos nutrientes, incluyendo las grasas omega-3, el calcio, la vitamina D, K2 y el magnesio son críticos para fortalecer los huesos- así como el ejercicio, en especial los ejercicios con pesas y el Whole Body Vibrational Training (Ejercicios Vibracionales en Todo el Cuerpo) utilizando una Power Plate.

(…) De hecho, los ejercicios con pesas son uno de los remedios más efectivos contra la osteoporosis, debido a que usted pone más tensión en sus músculos y pone más presión en sus huesos, lo que después responde de forma continua en creación de huesos frescos y nuevos.

“Saltar y correr son los ejemplos más obvios y mejor estudiados de los ejercicios de alto impacto. En un estudio reciente, mujeres de entre 25 y 50 años que saltaban al menos diez veces en una ronda, dos veces por día durante cuatro meses, aumentaron significativamente la densidad ósea de la cadera.»

«Mantener huesos fuertes y sanos está dentro de su poder.  Los huesos frágiles no necesariamente forman parte de su destino únicamente porque está envejeciendo. Una alimentación adecuada, exposición regular al sol y ejercicios con pesas pueden ayudar a prevenir y tratar la debilidad de los huesos.»

Pues ya se sabe, podemos disfrutar de una larga vida con huesos sanos.

No comments yet.

Deja un comentario

4 × cuatro =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin