«El Estrés como Aliado»

«El Estrés como Aliado» ha sido el curso que acabo de impartir en el CdT (Centros de Turismo) de Benidorm, Alicante.

El curso fue cancelado el pasado marzo por el confinamiento, y ahora el tema ha tenido otra dimensión dadas las circunstancias que estamos viviendo.

Al inicio del curso, a la pregunta si el estrés puede ser considerado un aliado, 7 de los 8 asistentes respondieron que no, y el octavo tenía sus dudas.  Al final del curso, sólo uno pensaba que no, aunque ahora matizaba su no.

Todos los asistentes estaban en ERTE, pertenecen al sector de turismo, uno de los sectores más afectados por la situación actual en España.

Se podría decir que el 2020 está siendo uno de los años más estresantes para la gran mayoría de personas.  La emergencia sanitaria a principios de año que se nos dijo que podía matar a millones de personas – la predicción para Estados Unidos fue de más de cuatro millones de personas sólo en ese país -, está resultando, afortunadamente, no ser tan letal; sin embargo, gobiernos y medios de comunicación apostaron y siguen apostando por medidas e información que están siendo más letales para la población.

Miedo, separación social, confinamientos, aislamientos, censuras, engaños descarados, medidas coercitivas ilegales bajo un marco «legal», etc, etc.; eso sí está debilitando a las personas, las está enfermando y llevando a la tumba.

¿Cómo podemos utilizar el estrés como nuestro aliado?  ¿Qué información nos ofrece que nos puede ayudar en nuestra vida?

Al estrés se le ha demonizado como algo que es siempre negativo, sin embargo no es así.

El estrés es un maravilloso mecanismo de defensa que tenemos, al igual que otros seres vivos, para defendernos de lo que percibimos como un peligro, y que normalmente la defensa va a ser atacar, para enfrentarnos a ese peligro, o huir.  Para eso necesitamos todo un gran aporte extra de energía que el cuerpo nos lo brinda.  Pero este fantástico mecanismo está diseñado para principalmente peligros/retos físicos, que tienen un comienzo y un final.

Este estrés ha permitido que la raza humana sobreviva, tenga la capacidad de reaccionar ante la vida, te impulsa.  A este estrés positivo se le conoce como Eustrés.

En el ser humano, la mayoría de los peligros que percibimos son mentales y emocionales, se alargan en el tiempo, no llevan a la catarsis final, lo que origina que ese estrés se cronifique.

Disponer de esa energía extra para salir del peligro en un principio, donde unos sistemas están trabajando al máximo y otros sistemas están ralentizados, cuando se mantiene en el tiempo termina por agotar al organismo. Este es el estrés dañino, llamado Distrés, que nos desequilibra, nos genera ansiedad, fatiga, irritabilidad, y nos lleva a la enfermedad.

El Dr. Víctor Vidal, médico del Trabajo e inspector de la Seguridad Social, y que lleva años dedicado a estudiar el estrés y su influencia en la aparición de muchas enfermedades, dice que,

«El 70% de las enfermedades están relacionadas con el estrés y si no lo están, las agrava. El estrés es cinco veces más perjudicial que el alcohol o el tabaco«.

A esta comparación le añadiría además el virus actual.

Es interesante ver que estudios realizados sobre el estrés han mostrado que nuestra creencia sobre el estrés determina nuestra capacidad de salir indemnes y reforzados de él; y que la oxitocina, la llamada hormona del placer y que no se relaciona con el estrés en absoluto – el cortisol es el lider en el estrés -, pues esta hormona interviene para fomentar las relaciones humanas.  Si nos ayudamos entre nosotros tenemos más posibilidades de sortear el peligro y evitar los estragos del estrés.

Interesante leer el siguiente artículo: «7 ways stress does your mind and body good» («7 formas en las que el estrés beneficia tu mente y tu cuerpo»)

Me gustaría compartir aquí el comentario de una de las alumnas, Mayra:

«Quería darte las gracias por todo lo que nos transmitiste. Sin lugar a duda, todos los conceptos y recursos compartidos son de gran utilidad para sobrellevar la situación actual que estamos viviendo a causa del COVID-19.

Personalmente, el curso me ha hecho replantear mi visión del estrés, hasta hace nada era lo peor y ahora al menos, pienso que llevando a cabo algunas prácticas que nos recomendaste puedo verlo desde otra perspectiva.

En relación a cómo la alimentación influye en nuestras emociones y comportamientos, no podía estar más de acuerdo. De hecho, desde hace un par de años estoy en un proceso de cambio. Primero empecé sola y desde la cuarentena mis hijos también me acompañan. Vamos dando pasitos cortos pero seguros y tengo que reconocer que los beneficios son numerosos, sobre todo el relacionado con el estado de ánimo.»

Ha sido una pena que muchas personas se hayan quedado fuera del curso por el sistema de cuotas en el número de asistentes, pero lo positivo es que al menos ha llegado a algunas personas y de seguro que a otras de su entorno.

Utilicemos los mecanismos positivos del estrés para salir más fortalecidos, saquemos el miedo de nuestra vida, confiemos en nuestro sistema inmune –  reforzándolo con buena alimentación, descanso físico, emocional y mental, etc. -, vibremos en emociones positivas y nutrámonos del contacto con los demás.

Muy interesante el siguiente artículo «Desintoxicación de 10 días», donde se cuenta la historia del Dr. Hyman, médico que vio como se deterioraba su salud por el estrés y el exceso de trabajo.

«Pasé de andar 100 millas en bicicleta al día a no poder subir las escaleras, a que mi digestión se viera afectada por completo y a desarrollar una mala regulación inmunológica … Desarrolle sarpullido y llagas en la lengua. Mi conteo [de glóbulos blancos] disminuyó, mientras que mis anticuerpos autoinmunes aumentaron, así como mi prueba de función hepática [y] enzimas musculares. Sin embargo, nadie pudo diagnosticar mi problema».

Su médico le recomendó tomar Prozac, pero el Dr. Hyman quisó averigüar qué le estaba sucediendo a su cuerpo, y fue entonces cuando descubrió el trabajo de Jeffrey Bland, conocido como el padre de la medicina funcional. La medicina funcional es un paradigma que trata la causa raíz de la enfermedad.

Entre los numerosísimos engaños a los que hemos estado sometidos, uno de ellos ha sido el de la industria alimentaria, debilitándonos y enfermándonos en el proceso.

¡Que la luz brille sobre la oscuridad!

, , ,

No comments yet.

Deja una respuesta

doce + cinco =

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin