Efecto Placebo – Tu Mente como Aliada en tu Sanación

Efecto Placebo¿Conoces esa especie de juego de palabras que dice: «Si crees que puedes, puedes, y si crees que no puedes, no puedes»?

Nuestras creencias, nuestras expectativas, determinan en gran medida nuestra realidad.  Le llaman el poder de la mente sobre la materia.

El llamado Efecto Placebo se basa en el efecto de nuestras expectativas cuando éstas son positivas, y se le llama Efecto Nocebo cuando éstas son negativas.  Numerosas investigaciones han demostrado que nuestras expectativas, basadas en nuestras creencias, tienen el poder de producir cambios en nuestro cerebro.

Como dice el famoso biólogo Bruce Lipton: Cambia tus creencias y cambiará tu biología.

El artículo «Cómo el Poder de su Mente puede influir en su Sanación y Recuperación» muestra muy claramente el efecto placebo en nuestra salud.

Por definición, un placebo es una sustancia inerte e inocua que no tiene ningún efecto en su cuerpo. Por lo tanto, los placebos, como las pastillas de azúcar, son utilizados como controles para medir los efectos de los tratamientos médicos modernos.

(…) Un gran número de estudios han revelado que los placebos pueden funcionar tan bien como los medicamentos. Las cirugías “simuladas” han demostrado producir resultados que son iguales a los de la cirugía real.

De hecho, cada vez más investigaciones sugieren que este “poder de la mente” o poder de la creencia, puede ser una fuerza muy sanadora. Los estudios sobre los efectos del placebo también demuestran que muchos tratamientos convencionales “funcionan” por el efecto placebo y poco más.

La idea de que “la percepción lo es todo” ciertamente parece ser cierto con respecto a los tratamientos médicos y esto incluye percepciones sobre calidad y precio. Muchas veces, mientras más costoso sea el medicamento más efectivo se cree que es – incluso si no hay evidencia que respalde esta creencia.

(…) Un estudio doble ciego aleatorizado, pequeño, ya que sólo involucró a una docena de pacientes diagnosticados con Parkinson, pero los resultados sugieren que el simple hecho de creer que están recibiendo un costoso medicamento puede producir efectos benéficos, incluyendo cambios biológicos reales.

Como lo informó MedicineNet.com:

“En promedio, los pacientes tuvieron mayores mejoras a corto plazo en síntomas como temblores y rigidez muscular cuando les dijeron que estaban recibiendo el más costoso de dos medicamentos. En realidad, ambos “medicamentos” no eran más que una solución salina administrada por inyección…»

(…) El efecto placebo ha sido observado en una gran variedad de tratamientos, incluyendo tratamientos para la depresión, dolor de cabeza y desgarre meniscal degenerativo, por mencionar algunos…

“Los efectos placebos pueden derivarse no sólo de una creencia consciente en un medicamento sino de las asociaciones subconscientes entre la recuperación y la experiencia de estar siendo tratado – desde la picada de una aguja hasta la bata del médico.

Tal condicionamiento subliminal puede controlar procesos del cuerpo de los cuales no somos conscientes, como las respuestas inmunológicas y la liberación de hormonas.”

(…) El enfoque mental también desempeña un papel importante. Al monitorear las ondas cerebrales y decirle a los participantes que pusieran toda su atención en una parte especifica de su cuerpo, los investigadores han descubierto que usted esencialmente “le dice” a su cerebro que ignore la información sensorial de algunas partes de su cuerpo, por lo tanto bloquea información como el dolor.

(…)  Otro excelente ejemplo del efecto placebo es el de los antidepresivos. Una investigación publicada en el 2010 sugiere que existe muy poca evidencia de que los antidepresivos beneficien a las personas con depresión de leve a moderada y no funcionan mejor que un placebo.

(…) Podría haber casos en su vida cotidiana en donde puede utilizar su mente para ayudar a sanar su cuerpo o reducir su dependencia a la medicina convencional, incluyendo los medicamentos. Y cuando digo eso, quiero decir que si usted cree firmemente se beneficiará de algo, aumentará radicalmente sus probabilidades de lograrlo. Pero hay una advertencia: podría necesitar resolver cualquier bloqueo emocional que esté en su camino en primer lugar.

Ese bloqueo podría ser la creencia de que el dolor o enfermedad no puede irse.

(…) Aunque aún se desconocen los mecanismos exactos detrás del efecto placebo, siguen siendo investigados, no cabe la menor duda de que el efecto es real… Todo esto es una buena noticia, revela que usted tiene gran parte del poder de sanación en sus manos – un poder que puede ser aprovechado a través de la creencia y expectativas positivas.

Es interesante lo que cuenta el artículo «Efecto placebo: el poder terapéutico de la mente«, donde de la necesidad se hace virtud.

«…En la enfermedad de Parkinson el efecto placebo puede llegar al 50-60%”, explica José Obeso, neurólogo de la clínica Universitaria de Navarra, que participó en el simposio “Retos de la Neurociencia en el siglo XXI”.

(…) Pero el ejemplo que pone el doctor Obeso de un caso descrito recientemente es mucho más gráfico: “Un paciente con párkinson avanzado, que vive en un campamento de Palestina, está en una situación de incapacidad motora que le impide andar. A pesar de ello, en un bombardeo logra salir corriendo y refugiarse a 300 metros, con el resto de sus compañeros”.

¿Cómo consigue superar lo que a diario le tiene postrado?

“Eso ocurre porque las neuronas productoras de dopamina del área tegmental ventral (ATV), cercana pero no idéntica a las del blanco de la neurodegeneración, que tiene lugar en la sustancia negra, están mucho más respetadas. Y la emoción moviliza la dopamina del ATV, que, incluso en pequeñas cantidades, es capaz de modular el movimiento”. Y es la emoción también, en forma de expectativas, la que moviliza la dopamina de esas neuronas en el efecto placebo.  

En el siguiente vídeo «¿Somos capaces de controlar el dolor extremo?«, el Dr. Angel Escudero ilustra claramente cómo nuestras expectativas nos empoderan, nos ayudan a sanar, o a tomar el camino inverso.

Pues aprovechemos el gran poder de nuestra mente para sanar, para liberarnos del yugo de opiniones y expectativas ajenas y/o de «expertos».

Sentir en lo más profundo de nuestro corazón que todo es posible, vivir confiando en que la vida está a nuestro favor.

Y aquí el cuento de la rana sorda que ejemplifica perfectamente el si crees que puedes puedes, y si crees que no puedes no puedes.

,

4 Responses to Efecto Placebo – Tu Mente como Aliada en tu Sanación

  1. Gloria Oliveros 20/03/2015 at 14:53 #

    Cómo no supe todo esto antes…pero nunca es tarde ….Gracias por este video ,,me gustaría recibir más ayuda.

  2. Mª Antonia Crevillén 20/03/2015 at 19:28 #

    De nada Gloria, como dices, nunca es tarde para aprender a vivir mejor. Un saludo

  3. Assun Martínez 21/03/2015 at 13:03 #

    Qué sabias palabras! No nos hacemos ni la más mínima idea del poder que tiene nuestra mente en nuestras vidas, en nuestra realidad. Gran artículo, gracias.

  4. Mª Antonia Crevillen 21/03/2015 at 21:00 #

    Gracias a ti Assun. Un saludo

Deja un comentario

9 − tres =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin