¿Cómo valoramos a los niños?

Todos los niños pueden ser EinsteinRecientemente he leído una buena entrevista con Fernando Alberca, Todos los niños pueden ser Einstein: «Un niño más querido es más capaz».

Me gustó su planteamiento: cuando se confía en las capacidades de un niño y se le respeta es mucho más probable que ese niño o niña den lo mejor de ellos mismos.  Y hay que recordar que todos llevamos un niño dentro, y la mayoría llevamos además a ese «niño herido» en el que no se confió ni se le respetó.

Y en este aspecto es muy interesante escuchar a la Dra. Shefali Tsabary, psicóloga clínica, sobre la repercusión en la vida adulta cuando al niño no se le ha respetado y valorado, o no se ha sentido así, y el papel tan vital que juegan los padres.

En la entrevista, Todos los niños pueden ser Einstein: «Un niño más querido es más capaz», Fernando Alberca, profesor de Secundaria, declara que si en España el fracaso escolar ronda el 30% algo va mal en el sistema porque no podemos tener tantos niños torpes.  El está convencido de que las aulas están llenas de «einsteins».

Algunos extractos de la entrevista:

Einstein no era un superdotado, en su propia casa lo tachaban de retrasado mental y los primeros profesores que tuvo lo consideraban incapaz. De hecho, comenzó a hablar muy tarde, con ocho o nueve años, y a los quince era todavía lo que nosotros consideramos hoy un ejemplo de fracaso escolar.

Y sin embargo, terminó convirtiéndose en uno de los científicos más prominentes del siglo ¿A qué se debió el cambio?

A dos factores: motivación y método, y gracias a tres o cuatro personas que aparecieron en su vida y que posibilitaron el cambio. Empezó a ser querido, reconocido y valorado. Y si sientes que confían en ti, te creces. Eso fue lo que le pasó a Einstein, que encontró quien lo estimulara a pensar y a valorar el potencial de su cerebro.

¿Y cómo se motiva a un niño?

Para motivar a los niños es preciso que sus padres confíen en que pueden hacer las cosas por si mismos pero para ello es preciso enseñarles que están preparados para hacerlo. Hay que hacerle capaz de resolver problemas, ser paciente cuando un niño de tres años se abrocha el abrigo, dejando que lo haga él solo, y como ése cualquier pequeño problema. A todo ser humano le gusta lograr lo difícil. Todos tenemos una mente maravillosa y un deseo de ser héroes y hacer grandes cosas, cosas buenas, para obtener reconocimiento o para sentirnos muy queridos. Un niño más querido es más capaz.

Como dice la información del libro «Todos los niños pueden ser Einstein«,

«Si su hijo ha de pensar adecuadamente, necesita que le enseñen a pensar. Si ha de resolver problemas, necesidad adquirir la habilidad de resolverlos. Si ha de utilizar su cerebro de modo creativo, necesita practicar la creatividad intelectual. Y para todo ello, precisa la suficiente motivación y confianza en sí mismo.»

Merece la pena escuchar la exposición de la Dra. Shefali Tsabary sobre el importante papel que juegan los padres en las vidas presentes y futuras de sus hijos.

La felicidad del futuro adulto depende en gran medida de cómo fue apreciado, amado, valorado, respetado, cuando era pequeño; y así resalta la necesidad de criar y educar a los hijos de una manera diferente a la que la sociedad actual nos ha llevado.

Y como los mensajes con música parecen calar más, ahí va una bella canción cuyo título diría que es «No basta»

No comments yet.

Deja un comentario

18 + siete =

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin